En la encrucijada del arte y el activismoEn la encrucijada del arte y el activismo

El espectáculo actual en Northern Manhattan Arts Alliance (NoMAA), "Immigrant Too", presenta el trabajo de artistas locales que son todos de diferentes países. El jueves pasado, 31 de octubre, una discusión exploró la superposición entre ser un inmigrante y un artista. Dirigido por el curador Gabriel de Guzmán, fue una conversación franca e íntima sobre las luchas y complejidades de ambos.La exposición actual en la Alianza de las Artes del Norte de Manhattan, "Inmigrante también", presenta el trabajo de artistas locales, quienes son todos de diferentes países. Una charla el pasado jueves 31 de octubre exploró las coincidencias entre ser tanto un inmigrante como un artista. Liderados por el curador Gabriel de Guzmán, fue una conversación franca e íntima sobre las luchas y las complejidades de los dos.

Historia y fotos de Sherry Mazzocchi. Reimpreso con permiso de The Manhattan Times.

Las vidas de artistas e inmigrantes resuenan entre sí.

A menudo se consideran extraños que no se sienten como en casa en ningún lado y utilizan la creatividad y el ingenio para sobrevivir.

"Demasiado inmigrante" fue comisariada por Gabriel de Guzmán (izquierda), y Angela Fernández, directora de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes del Norte de Manhattan, participó en un foro sobre la exhibición.
"Demasiado inmigrante" fue comisariada por Gabriel de Guzmán (izquierda), y Angela Fernández, directora de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes del Norte de Manhattan, participó en un foro sobre la exhibición.
El espectáculo actual en Northern Manhattan Arts Alliance (NoMAA), "Inmigrante también", Presenta el trabajo de artistas locales que son todos de diferentes países. El jueves pasado, 31 de octubre, una discusión exploró la superposición entre ser un inmigrante y un artista.

Dirigido por el curador Gabriel de Guzmán, fue una conversación franca e íntima sobre las luchas y complejidades de ambos.

En el trabajo Cuatro de Julio, dos hombres mexicanos miran fuegos artificiales a través de un agujero en una cerca fronteriza. Las rayas rojas de la cerca y las chispas blancas contra el cielo azul se asemejan a una bandera estadounidense.

El artista Felipe Galindo dijo que creó el trabajo en una fecha límite. En ese momento, no estaba seguro de si quería que cruzaran. "Están contemplando, no están cruzando", dijo.

Pero en una versión animada de la obra, un coyote aparece y dice que por una cierta cantidad de dinero pueden subir a un camión y cruzar la frontera. El camión se parece a un barco de esclavos con esqueletos. Los coyotes, o contrabandistas, a menudo ponen a mucha gente en camiones, y a veces los abandonan y la gente muere, dijo Galindo.

Rechazan la oferta del coyote. En cambio, encuentran un bote, la Flor de Mayo. No tiene remos, por lo que las mujeres extienden sus vestidos tradicionales mexicanos como velas. Llega a Manhattan.

"Les di la imagen del Mayflower", dijo. "Así que todos estamos en el mismo bote".

Los inmigrantes y los artistas suelen estar en el mismo barco cuando se trata de dinero.

Renata Stein tuvo problemas financieros cuando llegó por primera vez a los Estados Unidos. Los suministros de arte eran demasiado caros, por lo que utilizó objetos encontrados en su trabajo. "Ser capaz de utilizar los detritos fue un salvavidas", dijo.

Los inmigrantes son ingeniosos, dijo Angela Fernández, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes del Norte de Manhattan (NMCIR). Muchos llegan con poco dinero o conocimiento del idioma. "El nivel de creatividad requerido para sobrevivir se puede comparar con el nivel de creatividad de un artista", dijo.

Sin embargo, la creatividad y el ingenio solo pueden llevarte tan lejos. Muchos artistas e inmigrantes tienen bajos ingresos, lo que hace que la gentrificación sea una amenaza. El aumento de la renta expulsa a ambos tipos de personas de los vecindarios que alguna vez llamaron hogar. "Nueva York es una gran ciudad", dijo Sandra García-Betancourt, Directora Ejecutiva de NoMAA, "si podemos pagarla".

Tanto los artistas como los inmigrantes enriquecen la cultura mayor, pero de diferentes maneras, dijo Rosa Naparstek. Los inmigrantes son extraños que generalmente intentan encontrar un camino. Sin embargo, los artistas tienden a mantenerse al margen de la sociedad.

Artistas Andrea Arroyo, Leandro Cruz, Lina Puerta y Felipe Galindo.
Artistas Andrea Arroyo, Leandro Cruz, Lina Puerta y Felipe Galindo.
"Cada uno tiene una sensibilidad que tiene algo que aportar al colectivo", dijo Naparstek, "Un inmigrante trata de aclimatarse y asimilarse. Pero también están trayendo una diversidad cultural de ideas que enriquecen ”.

Como muchos inmigrantes, los artistas a menudo no se sienten como en casa donde sea que estén. Es una especie de limbo, dijo Betancourt. “Como artista, ¿sientes que perteneces a algún lugar? ¿Tienes que?"

Los artistas cambian de perspectiva, y también los inmigrantes cuando cruzan fronteras. Yael Ben-Zion dijo que su identidad cambia cuando ella va y viene de Israel a los Estados Unidos. “Es muy liberador, en realidad, porque siento que no pertenezco. Me da la libertad de hacer lo que quiera ".

Fernández dijo que los derechos de los inmigrantes están bajo amenaza y miles de familias sienten el dolor de detener o deportar a un ser querido. Ella habló sobre Dream 30, un grupo de inmigrantes que abandonaron los Estados Unidos y regresaron. Si bien algunos de ellos han sido liberados, al menos uno ha sido deportado. Otros están detenidos y han comenzado una huelga de hambre para llamar la atención sobre su difícil situación.

No todos los inmigrantes son activistas y no todos los artistas son políticos. Sin embargo, a veces la política no es abierta.

Las imágenes abstractas de Andrea Arroyo reflejan los cientos de muertos encontrados en los cruces fronterizos de Arizona cada año.

La gente no siempre ve su activismo, dijo, pero los problemas de justicia social informan su trabajo.

“Como artista, solo intentas crear el mejor trabajo. A veces no se casan. A veces lo hacen.

Es importante ser activista, dijo Naparstek, pero el cambio fundamental debe suceder a un nivel profundo.

Solo ir a manifestaciones no es una solución, dijo.

"No ha satisfecho los profundos cambios que tenemos que suceder en todos nosotros: comenzar el tipo de cambio que realmente alterará la conciencia que puede alterar la forma en que somos en el mundo".

Entre los artistas incluidos en la exposición "Inmigrantes también" están Grace Aneiza Ali, Andrea Arroyo, Javier Ávila, Yael Ben-Zion, Pablo Caviedes, Leandro Cruz, Francisco Donoso, Alexis Duque, Felipe Galindo, Peter J. Hoffmeister, Rafaela Luna, Javier María, Michelle Melo, Joiri Minaya, Rosa Naparstek, Lina Puerta, Renata Stein y Hidemi Takagi.

La exhibición se encuentra en la Galería NoMAA, ubicada en 178 Bennett Avenue (en la calle 189), 3er piso, Nueva York, NY 10040 hasta el 21 de noviembre de 2013.

El horario de la galería es de lunes a viernes, de 11 a. M. A 6 p. M., O con cita previa (llame al +1 212 568-4396).Artículo y fotos de Sherry Mazzocchi. Reproducido con el permiso de The Manhattan Times.

La vida de los artistas y de los inmigrantes resuena entre sí. A menudo se consideran a sí mismos como extranjeros, con frecuencia no se tienen que ningún lugar es su hogar y utilizan la creatividad y el ingenio para sobrevivir.

““ Inmigrante también ”fue curada por Gabriel de Guzmán (a la izquierda), y Ángela Fernández, Directora de la Coalición del Norte de Manhattan para los Derechos de los Inmigrantes, participó en un foro en la exposición.
“Immigrant Too” fue curada por Gabriel de Guzmán (a la izquierda), y Ángela Fernández, Directora de la Coalición del Norte de Manhattan para los Derechos de los Inmigrantes, participó en un foro en la exposición.
La exhibición actual en la Northern Manhattan Arts Alliance, "Inmigrante también", Presenta el trabajo de artistas locales, quienes son todos de diferentes países. Una charla el pasado jueves 31 de octubre exploró las coincidencias entre ser tanto un inmigrante como un artista.

Liderados por el curador Gabriel de Guzmán, fue una conversación franca e íntima sobre las luchas y las complejidades de los dos.

En la obra “Cuatro de julio”, dos hombres mexicanos miran los fuegos artificiales a través de un agujero en un muro en la frontera. Las rayas rojas de la cerca y las chispas blancas contra el cielo azul parecen una bandera estadounidense.

El artista, Felipe Galindo, dijo que creó la obra en una fecha límite.

En ese momento no estaba seguro de si quería que ellos cruzaran. “Están pensando, no están cruzando”, dijo.

Pero en una versión animada de la obra, aparece un coyote y dados que por una cierta cantidad de dinero pueden subir en un camión y cruzar la frontera. El camión se asemeja a un código de barras de esclavos con esqueletos. Coyotes o contrabandistas, a menudo pueden un montón de gente en los camiones, ya veces los abandonan y mueren personas, dijo Galindo.

Ellos rechazan la oferta del coyote. En su lugar, encuentra un código de barras, el Flor de Mayo. No tiene remos, por lo que las mujeres extienden sus vestidos tradicionales mexicanos como velas. Llega a Manhattan.

"Les di la imagen del Mayflower", dijo. "Así que todos estamos en el mismo código de barras".

Los inmigrantes y los artistas están a menudo en el mismo código de barras cuando se trata de dinero. Renata Stein tuvo problemas financieros cuando llegó por primera vez a Estados Unidos. Los insumos de arte eran demasiado caros, así que tenía objetos que estaban en su trabajo. "Ser capaz de utilizar desperdicios fue un salvavidas", dijo.

Los inmigrantes son ingeniosos, dijo Ángela Fernández, directora ejecutiva de la Coalición del Norte de Manhattan para los Derechos de los Inmigrantes (NMCIR por sus iniciales en inglés). Muchos alcanzamos con poco dinero o conocimiento de la lengua. “El nivel de creatividad requerido para sobrevivir puede ser comparado con el nivel de creatividad de un artista”, dijo.

La creatividad y el ingenio no siempre te pueden llevar muy lejos. Muchos artistas e inmigrantes tienen ingresos bajos, lo que hace el aburguesamiento una amenaza. El aumento del alquiler impulsó a ambos tipos de personas fuera de los barrios que alguna vez llamaron hogar. “Nueva York es una gran ciudad”, dijo Sandra García Betancourt, directora ejecutiva de NoMAA, “si podemos pagarla”.

Artistas e inmigrantes enriquecen la cultura pero de diferentes maneras, dijo Rosa Naparstek. Los inmigrantes son extranjeros que están, por lo general, tratando de encontrar una manera de entrar y los artistas suelen estar al margen de la sociedad.

Los artistas Andrea Arroyo, Leandro Cruz, Lina Puerta y Felipe Galindo.
Los artistas Andrea Arroyo, Leandro Cruz, Lina Puerta y Felipe Galindo.
“Cada uno tiene una sensibilidad que aporta algo a la colectividad”, dijo Naparstek, “Un inmigrante intenta aclimatarse y asimilar. Pero también están trayendo una diversidad cultural de ideas que enriquecen ”.

Como muchos inmigrantes, los artistas a menudo no se pierden en casa en donde quiera que estén. Es una especie de limbo, dijo Betancourt. “Como artista, ¿sientes que perteneces a algún lugar? ¿Tienes que?

Los artistas cambian las perspectivas, y también lo hacen los inmigrantes cuando cruzan las fronteras. Yael Ben-Zion dijo que su identidad cambia cuando ella va y viene de Israel a los Estados Unidos. “Es muy liberador, en realidad, porque siento que no pertenezco. Me da la libertad para hacer lo que quiera ”.

Fernández dijo que los derechos de los inmigrantes están en peligro y millas de familias afectadas el dolor de tener un ser querido detenido o deportado. Ella dijo sobre Dream 30, un grupo de inmigrantes que salieron de los Estados Unidos y regresaron. Si bien algunos de ellos han sido puestos en libertad, al menos uno ha sido deportado. Otros están sentados en prisión, y han asistido a una huelga de hambre para llamar la atención sobre su difícil situación.

No todos los inmigrantes son activistas, y no todo artista es político. Sin embargo, a veces, la política no es evidente.

Las imágenes abstractas de Andrea Arroyo muestran cientos de muertos encontrados en los pasos fronterizos de Arizona cada año.

La gente no siempre percibe su activismo, dijo, pero los problemas de justicia social, informan su trabajo. “Como artista solo intentas crear el mejor trabajo. A veces te casas. A veces no.

“Es importante ser activista”, dijo Naparstek, pero el cambio fundamental tiene que ocurrir a un nivel profundo. Asistir a las manifestaciones no es una solución ”, dijo. "No se han producido los cambios profundos que necesitarán en todos nosotros para iniciar la clase de cambio que realmente modificará la conciencia sobre la manera en que existeimos en el mundo".

Entre los artistas incluidos en la exhibición “Inmigrante también” se encuentran: Grace Aneiza Ali, Andrea Arroyo, Javier Ávila, Yael Ben-Zion, Pablo Caviedes, Leandro Cruz, Francisco Donoso, Alexis Duque, Felipe Galindo, Peter J. Hoffmeister, Rafaela Luna, Javier María, Michelle Melo, Joiri Minaya, Rosa Naparstek, Lina Puerta, Renata Stein y Hidemi Takagi.

La exhibición se encuentra en la Galería NoMAA, localizada en el número 178 de la avenida Bennett (en la calle 189), tercer piso, Nueva York, NY 10040, hasta el 21 de noviembre de 2013.

El horario de la galería es de lunes a viernes de 11 am a 6 pm, o por cita (por favor llame al +1 212 568-4396).